Hada de burbujas

Vegentado bajo la sombra de un árbol de caramelos, junto a los palustres multicolores, me encontraba observando el cielo, las nubes corrían una tras la otra, luego se dispersaban mezclándose con la luz del sol. Los caramelos se mecián suavemente, al golpearse se pintaban melodías. A lo lejos, una nube logró llamar mi atención, no se movía, estaba como en pausa, la observé un largo rato y seguía sin moverse… ¡qué raro!, ni forma tiene, no pude encontrarle forma alguna, sigue en pausa mientras otras se pasan de largo dispersándose frente a ella, como si se burlaran… Por este lugar el viento ríe a carcajas, ¿cómo es posible que esa nube siga en pausa?, ¡qué raro!

Fue la rareza de esa nube que me cautivó y llenó de paciencia para seguir observándola, pasados 32 minutos después de la hora, las nubes que se dispersaban mezclándose con la luz del sol se quedaron en pausa y el viento dejó de reír a carcajadas, los palustres dejaron de pintar melodías y la nube rara que estaba en pausa comenzó a moverse, poco a poco, fue adquiriendo forma, la silueta de una hada se dibujaba difuminada entre el azul del cielo y las sonrisitas tímidas del viento.

Claramente se veía la silueta de una hada que, en su mano izquierda, tenía una vara floral floreando, y de esas flores se desprendían burbujas de rocío de nube, mientras tanto, las otras nubes seguían en pausa. Me dejó sin palabras, y sin la necesidad de encontrar una explicación lógica a este raro espectáculo. De pronto gotas de rocío caían del cielo, una tras otra, susurraban al tocar la tierra, no logré escuchar algún susurro con claridad, todas las nubes seguían en pausa menos aquélla con silueta de hada, seguía pintando burbujas en el cielo y bailando de un lado a otro, tarareaba una canción, no sé si era el viento, no sé si eran solamente susurros, de pronto, las gotas de rocío dejaron de caer y los colores de los palustres comenzaron a danzar hacia aquélla silueta, los colores se mezclaban junto con las gotas de rocío que estaban en el cielo, la intesidad de los colores fue subiendo poco a poco hasta que se tornaron brillantes,  cerré los ojos…

… y como obra de magia, las cosas volvieron a la normalidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Amistad, Frecuencia, Postal, Recuerdos, Tonterías, Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s