¡Oh por Dios!

Hacía tiempo que no veía como se torna carmesí la piel, esa sensación de mariposas en la panza… me gusta, el brillo en tus ojos y esa sonrisa nerviosa me provoca robarte un beso…

Pocas confusiones son agradables, de esas pocas, esta es una de ellas, sigamos así, que al final de cuentas confundidos no estamos… 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo este, Postal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s